10 claves para pasar de la idea al negocio

grafico que expresa como activar una idea

Resumen – Tener una idea y convertirla en negocio no es un asunto fácil y muchas buenas ideas se quedan por el camino. Siguiendo el enfoque que suelen llevar a la práctica las empresas tecnológicas aquí tienes una hoja de ruta para pasar de la idea al negocio que vale para cualquier sector.


El 90% de las ideas no llegan a triunfar como negocio. El problema es cómo iniciar un negocio exitoso que no agote rápidamente los recursos. Para ello, lo mejor es ir cumpliendo unas etapas y sentando unas bases para que el proyecto sea sólido y duradero.

Si buscas ayuda, hay muchas incubadoras y aceleradoras en España que ayudan a emprendedores a poner en marcha su idea mediante formación, mentorías e inversión.

De la idea al negocio en 10 pasos

1.- Piensa en la idea

Elije una idea que te cautive, que te apasione y que se ajuste a tus recursos y a tu tolerancia al riesgo. Ten en cuenta que la idea inicial solo es una hipótesis que todavía hay que trabajar. No te enamores todavía de ella.

2.- Dale una vuelta

Piensa en tu idea desde todos los ángulos, como si fueras tú el que tiene que invertir en ella. Sé objetivo, exhaustivo y analiza todos los datos y todas las hipótesis.

¿Soluciona un problema?, ¿A quién va dirigida?, ¿quienes son los posibles clientes?, ¿tendrá éxito en estos momentos?, ¿es complicada de ejecutar y se puede hacer fácilmente un producto mínimo viable?, ¿la recompensa vale el riesgo?, ¿qué modelo de negocio es?

Un plan de negocios te ayudará a clarificar muchas cosas.

3.- Busca opiniones

Expón tu idea a gente que conozca cómo funciona todos esto. Gente que ya esté metida en negocios y que ya hayan materializado en realidad muchas ideas.

Si tienes al cliente ideal, localiza varios y exponles la idea, a ver los pros y contras que sugieren.

Resumiendo, obtén una retroalimentación de tu idea. Una investigación previa hará que vayas más preparado y más a lo seguro.

4.- Empieza a hacer números

Antes de lanzar nada, haz una simulación de negocios y añade números. Posibles clientes, gastos de puesta en marcha, beneficios por unidad… Eso te permitirá saber cuánto capital necesitas para empezar y el posible retorno en forma de beneficios.

Haz un calendario de objetivos a unos meses vista, determina el tiempo necesario para implementarlo y con cuánta gente tienes que contar para materializar esa idea.

5.- Mira la competencia

Antes que tú, alguien habrá desarrollado una idea similar con éxito. Se puede aprender mucho de quién ya convirtió una idea en una oportunidad. Por lo tanto, observar y estudiar a la competencia o a proyectos similares es un primer paso hacia el éxito.

6.- Crea un producto mínimo viable

Olvídate de la perfección y pon en el mercado una idea básica. Ya se irá perfeccionando cuando se compruebe rentabilidad. Lo contrario es gastar tiempo y dinero.

Lo “grande” de la idea hay que reducirla a una oferta mínima que aborde las necesidades principales de los potenciales clientes. Hay que crear un producto básico de la forma más rápida y económica posible, porque nadie nos puede asegurar que nuestra idea será rentable.

Hasta que la idea está en el mercado se va a ciegas, gastando energías, sin saber cómo reaccionarán los posibles clientes. Crea un producto mínimo y lánzalo al mercado.

Lo perfecto es enemigo de lo suficientemente bueno

7.- Haz pruebas

Ese producto mínimo viable nos servirá para testear. Podemos hacer coincidir nuestro producto con las necesidades de los clientes. Podemos sacar conclusiones acerca del precio, las distintas características del producto, su usabilidad, la experiencia de los compradores…

Ya podemos hacer modificaciones y atraer clientes probando canales de venta con acciones de marketing, promociones y precios. También podemos ir viendo resultados y sacar conclusiones.

8.- Haz ajustes

Con los datos que vamos obteniendo es hora de hacer ajustes. Habrá cosas que estén bien y otras que podamos mejorar. Habrá que ir pivotando en base a los datos.

9.- Preparándose para crecer

Si todo va bien, es hora de pensar en estrategias y revisar el plan de negocios para dar un paso más. Habrá que conseguir recursos que con un producto en el mercado serán más fácil de reunir. Hay datos que enseñar. Y podemos recurrir a distintas tipos de financiación. Aquí puedes ver 20 fuentes de financiación para pequeñas empresas y emprendedores.

10.- Crea un equipo

Si todo ha ido bien es el momento de crear un equipo para que el proyecto siga creciendo. Un equipo comprometido y con ideas es una parte muy importante del éxito.

Una forma de dar un empujón a tu idea, contando con gente experta, son los concursos, premios y convocatorias que todos los años se convocan. Puedes consultarlos en nuestra agenda de convocatorias para emprendedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.