Las mejores recomendaciones para ahorrar electricidad en tu casa

Las variaciones producidas últimamente en la factura de la luz y las, cada vez más caras, tarifas del megavatio, nos han llevado a todos a preocuparnos por controlar ese gasto, especialmente si tenemos en cuenta que el precio de la electricidad en España es uno de los más caros de Europa.

Es evidente que, mal que nos pese, hay factores que inciden en la subida y que están fuera de nuestro alcance, pero sí que hay pequeñas cosas que podemos hacer a nivel doméstico, para tratar de reducir el consumo energético.

Eso si…las recomendaciones que os vamos a dar, os serán muy útiles, especialmente si le dedicamos constancia, es decir, si se convierten en hábitos y rutinas…entones sí que serán efectivas nuestras recomendaciones y evidentes cundo te llegue la factura eléctrica

Vamos a ver con mas detenimiento esas recomendaciones que os proponemos y que en la mayoría de los casos son sencillas de poner en practica y de nula o baja inversión…


Ahorra electricidad (y euros) con tus electrodomésticos, tanto a la hora de comprarlos como de usarlos.

Nuestra recomendación es usar electrodomésticos con etiqueta energética A+ o superior. Aunque suelen ser más caros, a la larga compensan ya que consumen hasta un 55% menos que los electrodomésticos convencionales.

Todos tenemos en casa diversos electrodomésticos que nos facilitan la vida, pero también es cierto que también la encarecen ya que en algunos casos suelen tener un gran consumo de electricidad es por ello que teniendo cuidado en su uso podremos obtener un buen ahorro.

Vamos a ver algunas sencillas recomendaciones para algunos electrodomésticos que todos tenemos en casa:

Nevera:

  • Mantén tu nevera lo más lejos posible de posibles fuentes de calor como una estufa, ventana, horno…etc
  • El frigorífico es el aparato que más luz consume. Regula su temperatura interior entre 3º y 7º, no permitas que se acumule escarcha y asegúrate de mantener la parte trasera ventilada y sin polvo.
  • Optimiza el almacenamiento en la nevera para que el frío se distribuya de manera uniforme.
  • Descongela el congelador una vez cada tres meses.
  • Ante de meter un plato o envase caliente…espera…es mejor dejarlo enfriar de manera natural y luego meterlo en la nevera.

Lavadora:

  • Reduce la temperatura de lavado de la ropa (un ciclo a 40°C ahorra un 25% de energía en comparación con el ciclo a 60°C) y evita los prelavados.
  • Utiliza la lavadora en las horas de menor consumo.
  • Asegúrate de llenar la lavadora en cada lavado.
  • Limpia los filtros regularmente.

Lavavajillas:

  • Utiliza el lavavajillas solo cuando esté lleno.
  • Si tienes el programa ECO en tu lavavajillas, no dudes en utilizarlo ya que puede reducir el consumo de electricidad hasta en un 45% dependiendo del modelo.

Otras recomendaciones:

  • Notaras un gran ahorro si cuando hiervas el agua…tapas la olla.
  • Utilizar ollas y sartenes con el diámetro adecuado para cada fuego eso evitara que se derroche el calor.
  • Usa el microondas para calentar comida, pero no para descongelar.
  • Mantén limpio el horno y la vitrocerámica.
  • Si puedes elegir, mejor una placa de inducción ya que consume menos luz que las placas de vitrocerámica.  

Una recomendación que nos vale para la gran mayoría de los electrodomésticos, aparatos multimedia, electrónicos…, etc. que podemos tener en casa…olvídate del stand by¡¡¡¡

De hecho, todos los aparatos que no se estén utilizando deberían estar desenchufados, como por ejemplo El televisor, el equipo de música, aparatos de aire acondicionado, el ordenador o la cafetera dos dispositivos que aun estando en el modo stand by continúan consumiendo energía.

El stand-by puede suponer hasta el 10% del total de la factura de la luz al final del año.

Esta es una recomendación con doble ventaja ya que además del ahorro que vas a tener en la factura eléctrica también ayudaras a prolongar la vida útil del aparato.


Tener cabeza a la hora de iluminar nuestra casa también nos puede suponer un gran ahorro

La luz supone el 20% del gasto energético en los hogares, lo cual es un gasto que, si conseguimos reducir se notara mucho al final del año, vamos a ver unas cuantas recomendaciones.

Empecemos por la más evidente… 

No hay nada mejor, más barato y más ecológico que apostar por la luz natural. Siempre que puedas aprovecha tus fuentes de luz natural para disponer tus zonas de trabajo o lectura…te lo agradecerá tu cuenta bancaria y tus ojos¡¡¡

El consejo más sencillo y efectivo….apaga las luces¡¡¡¡ No cuesta nada apagar las luces cuando salgamos de una estancia…aunque sea para volver en 5 minutos, es un consumo de luz innecesario y fácil de evitar. Cada vez que salgamos de una habitación, hemos de apagar y encender la luz las veces estrictamente necesarias.

No te creas eso de que cuesta más dinero encender y apagar las luces que dejarlas todo el rato encendidas¡¡¡¡

Uno de los cambios más fáciles de realizar, es el cambio de las bombillas del hogar. Las bombillas de bajo consumo son una fuente de ahorro de luz inmensa, en comparación con las bombillas tradicionales o incandescentes. aunque sean más caras, duran más (hasta 10.000 horas) y su coste se amortiza en menos de un año.

Las lámparas halógenas emplean hasta 10 veces más cantidad de electricidad que las bombillas led o las de bajo consumo, de hecho, las luces led consumen un 80% menos de energía que las tradicionales.


Ajusta la potencia eléctrica contratada a tus necesidades reales 

Evidentemente el consumo de electricidad no es igual en todas las casas; en algunos casos, una familia puede tener un mayor consumo eléctrico durante las horas diurnas, mientras que otras familias puede que el consumo se produzca en horas puntuales al llegar de trabajar…por eso puede ser que en algunos casos les interese una tarifa eléctrica fija y en otro una variable.

La potencia contratada que pagaras siempre (aparte de lo que realmente consumas) puede llegar a suponer hasta un 20% del total de tu factura… Este es un aspecto fundamental para lograr un ahorro considerable…ten en cuenta que cada kW de potencia supone casi 40 euros al año.

Si nunca has tenido problemas al usar muchos aparatos a la vez (horno, lavavajillas, lavadora…) puede ser que tengas contratada mayor potencia de la que necesitas y tienes margen para bajar esa potencia…pero…cuidado…si la bajas y luego tienes que volver a subirla, te puede acarrear unos costes.

Con carácter general, modificar la potencia puede tener un coste de unos 10 euros si es para bajarla, y de unos 45 euros si vas a subirla así que tenlo en cuenta. 

Para calcular la cifra que mejor se pueda adaptar a tu consumo, tendrás que sumar la potencia de todos los aparatos que pueden funcionan a la vez, aunque nuestra recomendación es que consultes a un electricista para que te haga el cálculo de manera fiable.


Ajusta tu consumo a las franjas horarias

Consumir en horas valle, cuando el precio de la luz es más bajo, es una fuente de ahorro que te puede ayudar a gastar menos. Estas tarifas son la mejor manera de ahorrar luz para casi todos los hogares si eres capaz de concentrar al menos un tercio de tu consumo en ese horario.

Horario Valle para la Potencia. –  Esta franja horaria de potencia de luz es donde el precio por cada kilovatio de potencia contratada es más barato. Si vas a necesitar tener una potencia más alta en algunas horas, te conviene que sea en estas, ya que el kW sale más barato.

El horario valle en el término de potencia se establece de lunes a viernes laborables desde las 00:00 a las 08:00. Tanto los días festivos como los sábados y domingo el horario valle dura las 24 horas del día.

Horario Punta para la Potencia. Es cuando la potencia contratada tiene un coste mayor por cada kW. La franja horaria punta para la potencia de la luz es la que se distribuye de lunes a viernes (laborables) desde las 08:00 a las 00:00.

Para que te hagas una idea, el poner la lavadora en las horas valle puede suponer un ahorro medio de 45 euros al año.

Ten muy en cuenta la gran diferencia de precio entre las horas punta (de 12.00 a 22.00 en invierno y de 13.00 a 23.00 en verano) y las valle, más baratas (de 22.00 a 12 en invierno y de 23.00 a 13.00 en verano).


Revisa, de manera regular, tus tarifas

Es importante que revises regularmente tu factura y la tarifa que tienes contratada y que prestes mucha atención a las posibles revisiones de precio que tu compañía pueda aplicar en el momento de renovación del contrato.

Por ponerte un ejemplo…Para un hogar con 4,6 kW de potencia contratada y un consumo anual de 3.500 kW, la diferencia de precio entre las tarifas de distintas compañías supera los 1.000 euros al año.

El bono social, con importantes descuentos para consumidores vulnerables, es siempre una buena alternativa que debes tener en cuenta para reducir de manera significativa la cuantía de tu factura eléctrica.

El bono social consiste en un apoyo económico para afrontar la factura de la luz en forma de descuento. Es por lo tanto aplicable sólo al domicilio habitual, con personas físicas como titular, con una potencia contratada inferior a 10 kW y sólo es compatible con la tarifa regulada PVPC, por lo que la solicitud hay que tramitarla a cualquier de las comercializadoras de referencia que ofrecen esta tarifa.

Hay tres categorías de bono social, cada uno con sus propios requisitos de acceso y beneficios:

  • Consumidor vulnerable. Estos hogares se benefician de un descuento en la factura del 25% del término fijo y del consumo.
  • Consumidor vulnerable severo. Los requisitos de acceso son más restrictivos, pero a cambio los descuentos aplicados se elevan al 40% con las mismas limitaciones en cuanto al consumo de energía bonificado.
  • Consumidor vulnerable severo en riesgo de exclusión social. Son hogares en los que los servicios sociales locales o autonómicos intervienen ante la situación excepcional del hogar. Estos hogares tienen la factura de luz gratuita, aunque es la administración responsable quien lo solicita aceptando asumir el 50% de esta factura. El 50% restante lo asume la comercializadora.

Otras recomendaciones que te pueden ayudar a reducir tu factura eléctrica

  • Regula la temperatura. – Con algo tan sencillo como un termostato programable podremos generar un ahorro considerable en la factura de la luz al ajustar la temperatura a nuestras diferentes necesidades: día/noche, fines de semana, viajes, etc.

La temperatura ideal para un hogar oscila entre los 20-23 grados durante el día y los 15-17 grados por la noche.

  • Aislar la vivienda. – Es fundamental identificar y controlar las fugas de aire que suelen producirse en puertas y ventanas. Una solución para aislar ventanas, de manera económica, son por los burletes. Unas bandas de silicona, u otros materiales, que se colocan en los bordes de la estructura de la ventana, sellándola herméticamente y evitando, de esta manera, las filtraciones de aire frío por cualquier rendija, y conservando el calor.
  • Tomar duchas breves. – Permanecer en la ducha 20 minutos puede suponer un incremento de la factura de varios cientos de euros al cabo del año. Un buen truco para corregir este mal hábito, es cronometrar las duchas.
  • Baja la temperatura del calentador. – Podemos reducirla a 40ºC, que no implica que vayas a pasar frio en la ducha y sin embargo notaras una bajada en el consumo.
  • Valora aplicar sistemas de domótica en tu domicilio. –  Los sistemas de control inteligente en nuestra vivienda pueden logar un significativo ahorro en nuestra factura pueden llegar a reducir hasta un 50% el consumo de luz, optimizando la gestión de la iluminación, el agua caliente, la calefacción o el aire acondicionado.

Con un buen sistema de domótica en nuestra casa, podremos conseguir:

    • Sistemas de climatización eficientes.
    • Sensores de presencia para la iluminación.
    • Bombillas inteligentes para el control de la intensidad.
    • Instalaciones que suben y bajan persianas según las necesidades de luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.