Qué son los Gastos hormiga. Características, ejemplos y como evitarlos

Gráfico hombres enfadados por excesivos gastos hormiga
  • Guía para evitar gastos innecesarios
  • Gastos hormiga = gastos innecesarios

Resumen – Cada día realizamos pequeños gastos que apenas son perceptibles para nuestro bolsillo, pero cuya suma representa una parte importante de nuestros gastos totales mensuales o anuales. Estos pequeños gastos se conocen como gastos hormiga y son uno de los mayores enemigos de la economía doméstica.


¡qué pasa con todo el dinero que gano, se va volando! La realidad es que, por malas decisiones, no puedes ahorrar para cosas importantes, el sueldo se esfuma sin enterarte e incluso cuesta llegar a fin de mes.

Los gastos hormiga son pequeñas sumas de dinero que inciden negativamente en el presupuesto familiar e incluso en el de una pequeña empresa. Esos gastos hormiga sumados al año suelen ser importantes. Se tratan de gastos en cosas simples a los que, por su cantidad, no le prestamos atención. Resumiendo, son gastos innecesarios.

Gastos hormiga – pequeños gastos que te roban dinero

El café de media mañana, la tontería que compramos en Amazon, el paquete de chicles, los cigarrillos, la cerveza del aperitivo, la chorradita para los niños… La mayor parte de las veces gastos innecesarios o prescindibles.

Importante: un gasto hormiga es un gasto innecesario, aunque también entran los gastos que se han convertido en un hábito y, al final, se consideran una necesidad. Ejemplos: Coger el coche para cualquier cosa, pedir comida preparada por no cocinar, comprar precocinados o alimentos procesados… gastos que no se ven pero que sumados son una cantidad considerable que no producen la satisfacción de otros gastos como puede ser un viaje o una cena con amigos.

1.- Características de los gastos hormiga

Los gastos hormiga los podemos detectar por las siguientes características:

  • Son evitables o reemplazables por otros productos más asequibles.
  • Son gastos cotidianos. Se repiten a diario o muy a menudo, ya sea mensualmente o anualmente.
  • Pasan desapercibidos por que son pequeñas cantidades y son gastos que no le damos ninguna importancia.
  • No se cuentan o no nos damos cuenta, pero a final de mes suponen una suma importante.

2- Como detectar los gastos hormiga

Ya conocemos qué son los gastos hormiga y sus características. Ahora, deberíamos identificarlos.

Para detectar los gastos hormiga y el gasto innecesario que suponen la suma de todos ellos, lo que debemos hacer es una contabilidad doméstica o, por lo menos, apuntarlos.

En nuestro post sobre contabilidad doméstica tienes una plantilla para llevar gastos mensuales de casa.

Apunta los gastos de todo el mes y verás cuales son fácilmente prescindibles, cuales son gastos innecesarios que no reportan ni satisfacción ni beneficios.

Si tienes hijos, controla los gastos que provocan y te darás cuenta que más de la mitad son innecesarios. Los niños son los reyes de los gastos hormiga. Les compras algo y a los dos minutos se han olvidado.

Lo ideal es que cuando tengamos un gasto pequeño, de poco valor y con las características que te hemos explicado lo anotes en una libreta o en el móvil. Si te compras un cruasán en la panadería, o unas golosinas en el kiosco, un café… De esta forma podemos llevar un control de los gastos que hemos realizado durante el mes y ver cuales son innecesarios, totalmente prescindibles.

Por ejemplo, un desayuno en el bar, tirando por lo bajo, puede costar 2€ al día. Si almuerzas todos los días fuera, mínimo 60€ al mes, 720€ al año. Lo mismo si fumas, por ejemplo, medio paquete de tabaco al día. Gastos que mirados anualmente suman una cantidad importante que podrías destinar a otras cosas.

No se trata de vivir como un monje si no de detectar gastos innecesarios que no nos permiten ahorrar para otros gastos más importantes y satisfactorios

3- Cómo evitar los gastos innecesarios

Los gastos hormiga, mentalizado, son fáciles de evitar porque no producen bienestar. Si no, pueden reemplazarse.

Puedes sustituir el tabaco por tabaco de liar o por cigarrillos electrónicos o, mejor, por alguna golosina. Todos ellos más económicos que los cigarrillos.

El café de primero hora en el bar junto a la oficina lo puedes sustituir por un café hecho en casa.

Simplemente, es mentalizarse, identificar esos gastos y suprimirlos o reducirlos notablemente.

Otra forma de evitar estos gastos innecesarios es haciendo un presupuesto que nos limite estos gastos. Este mes, solo los domingos me tomare una cerveza de aperitivo.

Reducir estos gastos no significa privarse de estos pequeños placeres. El dinero que ganamos está para disfrutar de pequeñas cosas. Lo importante es analizar qué gastos realmente valen la pena y cuales nos están comiendo nuestros ahorros. Y ver si podemos sustituirlos por alternativas más económicas o si no merecen la pena eliminarlos. De esta manera disfrutaremos más de nuestro dinero.

Es como el que fuma un paquete de tabaco al día. La mayoría de pitillos son consumidos por hábito pero, realmente, no se disfrutan más de cinco.

4- Ejemplos de gastos hormiga

Antes de ver los ejemplos más habituales de gastos innecesarios vamos a ver un caso típico.

Gastos hormiga en una semana

10 € en comida rápida por no cocinar
4 € en café
3 € en el kiosco. Chicles, caramelitos…
5 € que podría ahorrar en los almuerzos a lo largo de la semana
8 € en caprichos en el supermercado
30 € en estas pequeñas partidas a la semana.

Si estos gastos hormiga se repiten todas las semanas, cada mes estaremos gastando 120 €.
Estos son 1440 € al año, que pueden ahorrarse o gastarse en cosas más satisfactorias.

Vamos ahora con los ejemplos de gastos hormiga más habituales:

  • Consumiciones en cafeterías o cervecerías que pueden sustituirse por consumiciones en casa.
  • Dulces y todo tipo de golosinas en kioscos y estancos. No es sano. Eliminar o reducir considerablemente.
  • Comidas fuera de casa. Las que no son por placer pueden reducirse comiendo en casa o llevándose la comida al trabajo.
  • Gastos en transporte. Sustituir el coche, taxi o VTC por transporte público, por bicicletas, patinetes o, simplemente, andar un poco.
  • Compras compulsivas. En Amazon, chinos o tiendas físicas. Antes de comprar hay que pensarlo. A más de uno le ha pasado al arreglar el armario encontrarse prendas con la etiqueta todavía.
  • Tabaco y alcohol. Totalmente evitables o reducibles y que no son baratos.
  • Comida a domicilio o comida rápida. Lo mismo que el punto anterior. No es comida delicatesen que se disfruta. Cocinar y congelar es una alternativa.
  • Gastos de los niños. La mayoría de los gastos de los niños son gastos innecesarios que los disfrutan un ratito y que muchas veces se compran para evitar rabietas. No le haces un favor ni al niño ni a tu presupuesto.
  • Gastos de supermercado. Gastos en productos industriales y demás que no producen ningún beneficio ni al bolsillo ni a la salud.
  • Gastos en marcas. Para ciertas cosas puede ser interesante comprar algo de marca pero la mayoría de las veces son caprichos que no se disfrutan. Y el ahorro en muchos productos es considerable. Ropa, móviles, portátiles, coches…
  • Comisiones. Por sacar en un cajero, por transferencias, por mantenimiento de cuenta, por la tarjeta… pequeñas comisiones que al año suman una cantidad importante.
  • Suscripciones. Analizar cuales son realmente importantes y a cuales no le sacamos suficiente partido. Seguro que hay varias.

Conclusión

Con todo lo anterior ya puedes detectar esos gastos innecesarios que se han convertido en un hábito. Eliminando o modificando estos gastos conseguirás controlar tu dinero y mejorar considerablemente tus ahorros.

La decisión de ponerse firme, en modo ahorrador, es tuya. Limitando los gastos hormiga disfrutarás más de tus ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.