Criptomonedas, NFTs…y Hacienda

Si hay un aspecto que a todos los que están metidos en el mundo de las criptomonedas y de los NTFs trae de cabeza es, desde luego, el tema de tributación, declaraciones y de los impuestos que hay que abonar en todas las operaciones de venta y compra de esos criptoactivos en las que participamos.

El hecho de que no se haya desarrollado una normativa específica para estas operaciones, hace que todos los aspectos relacionados con la venta y compra de estos activos digitales, sea un poco confusa, pero no nos llevemos a engaño, el hecho de que no haya legislación específica, no quiere decir que no tenga que tributar como en la compra y venta de cualquier otro bien “tangible”.

Todas las obligaciones fiscales que tengan los usuarios de estos activos irán en función de las características específicas de estos usuarios, es decir…si eres vendedor, comprador, persona particular, empresa…etc.

Teniendo en cuenta que en la actualidad casi 5 millones de españoles han invertido monedas virtuales o en compras de NFTs en cantidades de dinero que superan en la mayoría de los casos los 1.000 €, resulta comprensible que el Estado haya impulsado la tributación de criptomonedas en España a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Básicamente y para entendernos…..Si las ganancias generadas por las transacciones con monedas virtuales superan los 1.000 €, se consideraran parte de la base imponible del ahorro y tienen que ser declaradas en el apartado de ganancias y pérdidas patrimoniales del IRPF de la misma manera que otros activos.

Hasta la fecha, los saldos en criptomonedas tenían que ser incluidos en un apartado genérico de ‘otros bienes’, pero desde ahora tienen un  apartado propio. En concreto, en el apartado «Ganancias y pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales «consignando en la casilla [1626] la clave 0, que corresponde a «Monedas virtuales».

Tener criptomonedas como tal no implica que tengamos que declararlas, es cuando las vendemos y se realizan movimientos con ellas, en el momento que obtengamos un beneficio será el momento en el que tengamos que declarar los beneficios resultantes.

En el caso de que se hubieran realizado permutas o intercambio entre criptomonedas, la renta a declarar será el resultado de la diferencia entre el valor de adquisición de dichas criptomonedas y el valor de mercado la criptomoneda entregada, a no ser que el valor de mercado del bien o derecho que se recibe a cambio sea superior al valor de mercado de la criptomoneda entregada, lo cual prevalecerá. 

¿Qué tengo que tener en cuenta si vendo un NFT?

La regulación de los impuestos de los NFT está todavía menos desarrollada que la de las criptomonedas, pero ya empieza a dar sus primeros pasos. El tratamiento de los NFTs en temas de impuestos, no se alejan mucho del que reciben las transacciones sobre obras de arte o productos de coleccionismo. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la venta de un NFT estaría gravada por impuestos como el IVA y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales. 

Estas ventas están dentro del concepto de servicios prestados por vía electrónica, ya que se trata de dibujos o imágenes no personalizables que se envían y reciben a través de equipos de procesamiento.

Es decir, que estos servicios, tributarán al 21%, recuerda que este impuesto lo pagara aquella persona que compre el NFT.

Los creadores de NFTs podrán deducirse el IVA de los gastos relacionados con su actividad, siempre y cuando tengan justificados esos gastos mediante su correspondiente factura.

Si la venta se realiza dentro del ámbito empresarial, la venta estará sujeta al IVA pero dependerá del territorio y de las circunstancias en las que se realice la venta.

Si la operación de compra la realizas con una casa de subastas, galería o directamente al artista, tendrás que pagar el IVA, sin embargo, si la haces con un particular , tendrás que abonar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.

Sobre el IRPF y los NFTs

Sobre el IRPF…como dice la canción…depende…todo depende.

Vamos a ver los distintos escenarios

Artista. – La venta de un NFT deberá está incluida en el IRPF, de manera que, si un artista se dedica directamente a una actividad que esté relacionada con los NFT, se debe tratar como si fuese un rendimiento de su actividad económica.

Empresa. – En este caso, si la venta de NFTs se relacionan directamente con nuestra actividad económica, tributaria como una actividad económica, en el caso de los autónomos, o en el Impuesto de Sociedades en el caso de que la actividad se desarrolle a través de una sociedad.

Particular. –  Si hablamos del caso que sea un particular que también es autor de la obra, pero no se trata de su actividad profesional, estaríamos hablando de una ganancia patrimonial, o sea, una tributación que oscilaría en un tipo de entre el 19 y el 26%, variando en función del capital objetivo.

La escala es la siguiente:

  • 19% Si la base liquidable esta entre 0 y 6.000 euros
  • 21% si la base liquidable esta entre 6.000 euros y 50.000 euros
  • 23% si la base liquidable está entre 50.000 euros y 200.000 euros
  • 26% si la base liquidable es mayor de 200.000 euros

Hay que recordar que la escala anterior sobre la tributación como ganancias patrimoniales también se aplican en el caso de las permutas de NFTs y de criptomonedas realizadas fuera de la esfera profesional del creador de NFTs, teniendo que declararse, anualmente, en el modelo 100 del IRPF.

¿Cómo afectan las operaciones NFTs en la mi declaración de Hacienda?

En el caso de que la venta la hagamos a nivel particular, esa ganancia habría que reflejarla en la declaración de la Renta.

Para que te hagas una idea, se podría considerar como un bien patrimonial por lo que la tributación se haría en la base del ahorro de nuestra renta como una transmisión de un elemento de nuestro patrimonio, pudiendo oscilar entre el 19 y el 23%

También deberemos tener en cuenta otros impuestos y tributos como el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales, el Impuesto de Patrimonio, Sucesiones…etc. ya que estos impuestos están directamente relacionados con el patrimonio personal y un NFT por muy digital o virtual que sea, es posesión de una persona y por lo tanto forma parte de su patrimonio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.