Cannabis Terapéutico o medicinal en España

Cada vez son más los países que contemplan el uso medicinal o terapéutico del cannabis. España, por fin, ha iniciado los trámites y gestiones que permitirán una regulación de la administración de preparados estandarizados para algunos síntomas y enfermedades.

Por ser un tema de mucho interés y en base a muchas peticiones que nos han hecho llegar nuestros lectores habituales, en algunas ocasiones hemos tratado temas de negocio relacionados con el cannabis, ya se centrándonos en temas de dropshipping o incluso tratando sobre negocios relacionados con el cannabidiol o más conocido como CBD, pero en esta ocasión y dado que está sonando mucho en los medios de comunicación estos días, te vamos a traer toda la información disponible sobre la regulación del cannabis medicinal en España.

Para empezar, tenemos que saber que esto ya viene de atrás, muy de atrás…podemos encontrar referencias al cannabis, en un antiguo tratado de materia médica que se utilizaba en la farmacia china, como analgésico en la menstruación y para aliviar los dolores de parto, incluso Los griegos y romanos lo utilizaron como analgésico y sedante, en ocasiones mezclado con opio.

El crecimiento de los productos, como píldoras, aceites y cremas, de aceite de la CDB ha sido tan espectacular, de hecho, se prevé que el mercado de la CDB de los EE.UU. alcanzará los 20 mil millones de dólares en ventas para el año 2024.

Centrándonos en el ahora y en el aquí…en España…La Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso ha aprobado definitivamente el dictamen que da aval a la regulación del cannabis medicinal. El Gobierno deberá recoger las recomendaciones del documento para que, en un plazo de seis meses desde la aprobación de este informe por la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso, tengan «encaje» en la normativa y puedan ser viables.

En la subcomisión que ha redactado el informe han comparecido expertos y representantes de experiencias gubernamentales internacionales que ya han llevado a cabo la regulación del cannabis con fines terapéuticos, como Alemania, Canadá o Uruguay.

La Comisión ha rechazado los votos particulares de Ciudadanos, que pretendía abrir el debate de la regulación del cannabis también como ocio.

En Israel y Canadá lo usan entre un 0,6% y un 0,7% de sus habitantes, lo que llevado a España se quedaría en más de 200.000 personas. En Alemania, que reguló el cannabis medicinal en 2017, lo consumen 128.000 personas al año, pero más de un millón tendrán acceso a estos fármacos en 2024, según la revista Forbes.

Una de las novedades más importantes en las conclusiones es que se abre la puerta a la dispensación del cannabis terapéutico en farmacias comunitarias. Sin embargo, la subcomisión también reconoce que «debería valorarse» la manera de que los servicios de farmacia puedan elaborar fórmulas magistrales a partir de extractos o preparados estandarizados de cannabis medicinal. En concreto, para su uso directo en determinados casos, “asegurando su estabilidad y uniformidad”.

La prescripción se debería realizar “exclusivamente” por profesionales sanitarios. Además, siempre “en un contexto libre de potenciales conflictos de interés, como el que ofrecen los servicios sanitarios”. El texto señala que se promueva la formación en el uso terapéutico del cannabis entre los profesionales de la medicina.

La distribución se realizará a partir de la red de farmacias del sistema de salud, “con preferencia en las farmacias hospitalarias”, pero también en las farmacias comunitarias que “reúnan los requisitos”. Unos requisitos que, sin embargo, no quedan especificados en el documento.

Los grupos más relevantes a los que irá dirigido el cannabis medicinal son para las personas afectadas por la espasticidad en personas con esclerosis múltiple, convulsiones en algunas formas de epilepsia personas con dolor crónico no oncológico y el de las que tienen cáncer, endometriosis, al dolor oncológico y a las náuseas y vómitos derivadas de la quimioterapia. Pero nunca como primera opción.

La futura legislación también deberá contemplar y regular las vías de administración, y que deberían enfocarse en la forma oral como la vaporizada.

  • Vía oral. –  Las cápsulas, tabletas, aceites, jarabes, caramelos y otros preparados de cannabis se administran por vía oral, que es lenta y prolongada. Permite tener un nivel sostenido de cannabinoides basales en el organismo.
  • Vía vaporizada. – La vía vaporizada es la que se utiliza para las flores o cogollos de cannabis. Actúa rápidamente y de forma transitoria.

Como medida de control y análisis de la puesta en marcha de este plan, La comisión de Sanidad y Consumo del Congreso deberá realizar anualmente, durante los próximos diez años, una sesión “centrada” en el cannabis medicinal durante la próxima década con la finalidad de valorar la situación y su evolución.

Asimismo, cada año:

  • AEMPS, junto a las comunidades autónomas, hará un informe sobre el uso terapéutico de extractos o preparados estandarizados de cannabis. Este documento tendrá que incluir información sobre los servicios recetados, los pacientes tratados y los volúmenes de productos dispensados.
  • La Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas emitirá un informe respecto a la frecuencia de consumo de cannabis en la población adolescente y adulta; los indicios de consumo problemático; y las personas que van a tratamiento con el cannabis como sustancia principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.